Las 3 normas básicas antes de ir a la playa en tiempos de coronavirus

Redacción

Estas son las imágenes que nos deja el fin de semana en algunos puntos de la costa española. El buen tiempo empieza a hacerse protagonista y la presencia de adultos, jóvenes y niños en las playas es una realidad. La cuestión es: ¿son espacios seguros los arenales en estos tiempos de pandemia ? ¿debemos tomar algún tipo de precaución especial a la hora de disfrutar de nuestro día de playa? Hoy en #LugaresyMás te damos las 3 claves para estar protegidos en nuestra escapada a la costa… ¡Comenzamos!

  • Distancia social

Como ocurre en nuestro día a día lo más importante para evitar un contagio por Covid19 es respetar una distancia social mayor a los 2 metros. Así que, según lleguemos a la playa, tenemos que evitar aglomeraciones. Busca un lugar apartado y espacioso; un lugar que te permita estirar tu toalla respetando la distancia que marcan las autoridades sanitarias. Esa distancia la debemos respetar a la hora de pasear por la orilla o al darnos el primer chapuzón del año.

  • Higiene y desinfección

No nos dejemos engañar. La sensación de limpieza que nos aporta esa brisa marítima sobre nuestra piel no es garantía de seguridad. En nuestro día en la playa debemos mantener las normas básicas de mascarilla y desinfección de manos. Atención especial a los lavapiés, zonas de cambio, papeleras… todo aquello que podamos llegar a tocar con las manos. Cualquier descuido puede ser fatal a la hora de contagiarnos. Siempre el gel desinfectante a mano.

  • Normas de baño

La transmisión a través del agua del mar se ha descrito como muy poco probable, pero sin embargo en agua dulce y no tratada, como ríos, lagos y pozas, la supervivencia del virus puede ser superior a la del mar, por lo que se deben extremar las precauciones para evitar aglomeraciones. No olvidemos que, aunque estemos en espacios abiertos, el virus y la pandemia sigue estando presente.

En definitiva. Tal y como afirma la Organización Mundial de la Salud, los riesgos de transmisión por el agua son bajos, y los peligros de contraer el virus en la playa están mucho más relacionados con el contacto entre personas. Dicho de otro modo, las medidas que debemos tomar para disfrutar de la playa con seguridad son las mismas que en otros espacios.

Atlantic City y la capacidad de reinventarse cada día

Por David Agüera

“Meet me tonight in Atlantic City” canta Bruce Springsteen en una de sus míticas canciones. Desde luego la noche despierta todos los encantos de este rincón de Nueva Jersey donde playa, casinos y hoteles viven sin descanso las 24 horas del día.

Es viernes y amanece en la costa este de Estados Unidos, estoy a menos de 2 horas en coche de Nueva York, pero aquí el ambiente y las sensaciones son diferentes. En el Iphone pongo música, me decanto por Bon Jovi para mimetizarme con el destino. Aquí, en este estado, nació el líder de la banda y hoy me sirve para descubrir una ciudad que se convirtió en lugar de recreo para ricos y famosos a mediados del siglo XX.

La playa y el ambiente que se vive en ella otro atractivo, Lugares y Más

Bienvenidos a la alternativa, en este lado del país, a Las Vegas. No es lo mismo, pero mi elección, me hospedo en el Hotel Borgata Casino & Spa, me recuerda a la ciudad del ocio. Las vistas son impresionantes, con una habitación amplia (precio medio 280€) pero con la deficiencia en servicio que podemos encontrar en cualquier hotel de los Estados Unidos. Desde la ventana la panorámica es increíble, el skyline de Atlantic City es uno de los más bonitos que he visto a pesar de que la urbe cuenta con poco más de 40.000 habitantes. Me organizo el día, hay muchas cosas por descurbir en un destino pensado para la diversión.

Boardwalk

La primera parada es obligatoria. El paseo marítimo (Boardwalk) es sin duda la vía más importante y llamativa de Atlantic City, donde el bullicio es constante. No esperen obras faraónicas al más puro estilo de la costa española, aquí el encanto reside en el suelo de madera y lo llamativo de sus tiendas, no existe el lujo pero si el colorido, junto a los establecimientos disfrutamos de alguno de los hoteles más famosos de la ciudad: aquí está el famoso Caesars y el que era mi favorito el Taj Mahal, propiedad de Donald Trump y que hoy se explota bajo la marca Hard Rock Hotel.

El esplendor de los neones de los casinos esconde, en esta ciudad, la cruda realidad con empresas al borde de la ruina durante muchos años. El dinero no lo es todo y en Boardwalk los turistas lo demuestran. Más allá de las dunas y la arena, los surfistas disfrutan del mar junto a familias, esculturas de arena, deportes de playa y sombrillas.

La primera línea de Atlantic City está invadida de bicicletas, esquivamos alguna de ellas para llegar al centro comercial “The Pier Shops”, el más famoso de la ciudad, cuenta con 4 plantas dedicadas al ilustrativo placer de comprar. Aquí hay de todo: tiendas de lujo (Gucci, Hugo Boss, Louis Vuitton, Armani y Burberry), 9 restaurantes y una capilla para bodas. Por cierto dentro del centro comercial me encuentro un lugar maravilloso, junto a una gran ventana con vistas al mar, disfruto de una terraza con arena y hamacas mientras espero para asistir al “Water Show” que se celebra cada hora en la fuente que se encuentra al final del recinto.

¿Cómo llegar a Atlantic City?

Desde España lo más sencillo es volar desde Madrid a Nueva York. La opción más rápida y, si sois más de 2personas, también la más económica es alquilar un coche para desplazarnos hasta Atlantic City (2 horas de viaje).
Los parkings de los hoteles de Atlantic City tienen un precio de 4.5 € independientemente del tiempo de estancia.