Placeres escondidos…el Oásis de Huacachina

Tamara Cotero

Un oasis en el desierto, un destino como poco idílico, quizás tendremos pocas oportunidades de visitar un paraíso para la vista y los sentidos como este, pero estoy segura de que es una experiencia que no debería faltar en el álbum de fotos de nuestra vida. La laguna de Huacachina se encuentra a tan sólo cinco kilómetros de la ciudad de Ica, situada en el centro – sur de Perú, hace más de un siglo que se convirtió en un atracción tanto para peruanos como para extranjeros, su balneario se convirtió en uno de los más exclusivos, ya que a sus aguas se les atribuían poderes curativos. No nos extraña que se convirtiera en un lugar tan codiciado de visitar, un paraíso en medio del desierto, que nos deja sin respiración cuando la vista comienza a discernir entre inmensas dunas de arena monocromáticas un lago de aguas verdes esmeralda rodeado de palmeras y eucaliptos.

Ruta en buggy en Huacachina, lugares y más

Cómo no, alrededor de este lugar que rebosa magia y misticismo nos encontramos con la leyenda de cómo fue creado este oasis, la princesa Huacca China, enamorada de un guerrero con el que se casó y que murió en batalla, desolada iba a llorar al lugar en el que conoció a su amado, cuando un día observó a través de su espejo que un guerrero, la observaba, se había quedado prendado de su belleza y comenzaba a acercarse, ella comenzó a correr dejando atrás sus ropas rasgadas, que según la leyenda se convirtieron en arenales, en su huida el espejo se cayó y partió en trocitos lo que dio lugar a la laguna y la joven princesa cayó al agua, transformándose en una sirena. Esta es una de las leyendas que sin duda intentaban explicar esta creación en el desierto. El oásis de Huacachina nos ofrece rutas en buggy por el desierto y sandboarding, imprescindible realizar estas actividades, no hay mejor lugar para disfrutar de estas experiencias, que completen nuestra escapada al oásis. A tan solo 5km de Ica y a 4 horas de Lima, es un destino perfecto. Aunque …¿ quién no quiere perderse en un oásis ? A unas pequeñas vacaciones…en este rinconcito de Perú, no hay quién se resista.

Perú y su propuesta más sorprendente: el lago Titicaca

Redacción

El lago navegable más alto del mundo es un espectáculo por donde se le mire. Rodeado por una tupida vegetación donde prevalece la totora, está habitado por diversas islas, y cada una de ellas tiene una historia distinta que contar.
Taquile, Amantaní, las islas flotantes de Uros, ofrecen experiencias donde es posible vivir directamente la tradición y costumbres de un pueblo que ha sabido rescatar lo mejor de su entorno y coexistir armoniosamente con él.

Titicaca se extiende por la frontera entre Perú y Bolivia en la cordillera de los Andes y es uno de los lagos más grandes de Sudamérica. Se dice que es la cuna de los incas y cuenta con varias ruinas. Sus aguas son conocidas por ser tranquilas y dar un reflejo brillante. En sus alrededores, se ubica la Reserva Nacional del Titicaca que alberga especies acuáticas poco comunes, como las ranas gigantes.

El lago de Titicaca es el secreto mejor guardado de Perú, Lugares y Más

Arrancamos nuestro viaje por este rincón mágico del planeta. Empecemos en la península de Capachica, en la comunidad de Llachón, con una de las playas más hermosas en el lago y la posibilidad de hacer kayak y pesca, entre otras actividades. Luego está la isla de Amantaní, con un hotel boutique a orillas del lago realmente original, tanto como la vista espléndida del lago. Déjate atrapar por la magia y misticismo andino que encierra, una de islas más extensas del Lago Titicaca, en donde cada rincón es una fuente de energía y cada momento un motivo de celebración y aprendizaje junto a sus lugareños. Aquí encontramos exposiciones participativas de textiles, faenas agrícolas – ganaderas, caminata hacia los centros ceremoniales Pachatata y Pachamama…

También podemos disfrutar de la isla de Taquile, donde los tejedores nos emocionan con su destreza para tejer los más finos textiles de la región, y finalmente las islas flotantes de los Uros, las únicas islas artificiales, hechas en totora. Y aquí nos quedamos sintiendo el vaivén de sus aguas y sumergiéndonos en las tradiciones y estilo de vida que guardan los pobladores de las islas, situadas en medio del Lago Titicaca. Nuestro plan nos ofrece paseo en balsas de totora, demostración del manejo de Totora, pesca artesanal y vestido de traje típico de los uros.