Colombia tendrá el museo al aire libre más grande del mundo

Redacción

La ciudad de Barranquilla es la protagonista de esta iniciativa. Y si hay un barrio barranquillero por excelencia, ese es Barrio Abajo. Su memoria ligada al Carnaval, a las ruedas de cumbia, a sus cocinas ancestrales, a sus juegos tradicionales. Además, su condición de símbolo de la identidad Caribe, sus vestigios del estilo de una época y la cultura que caracteriza al barranquillero lo han convertido en un auténtico vividero donde se respira la esencia de la ciudad.

Barranquilla es ya un museo al aire libre con murales impresionantes, Lugares y Más

Por esa vocación tradicional se convertirá en Bien de Interés Cultural (BIC) y en el marco de la celebración del mes del Patrimonio, la Alcaldía de Barranquilla, a través de la Secretaría de Cultura, Patrimonio y Turismo, comienzó el proceso oficial de declaratoria de este barrio, que además es el primer Área de Desarrollo Naranja del país y un referente del turismo cultural y patrimonial de la Nación.

Ahora tras la declaración de Área de Desarrollo Naranja (ADN) del Barrio Abajo que hizo el Ministerio de Cultura de Colombia, los habitantes de este sector trabajan en la consolidación del proyecto para convertir la zona en un museo al aire libre de más de ochenta hectáreas de extensión.
Toda la esencia del barrio formará parte de este museo a cielo abierto: los inmuebles, las vías y los andenes donde se practican juegos tradicionales como cartas, parqués, dominó, trompo y la popular “bola de trapo” para jugar fútbol.

Arte, cultura y color en Valparaíso

Redacción

Bohemia y colorida. Valparaíso te invita a descubrir siempre un nuevo decorado urbano, una interesante galería de arte o un rincón gastronómico, entre sus laberínticos cerros que han sido inspiración de poetas y escritores.
Una urbe que cautiva con la loca arquitectura de la Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Recorriendo a pie sus estrechas calles, infinitas escaleras, históricos ascensores y sus múltiples miradores. Nos contagiamos de la alegría de sus carnavales y espectacular show de juegos artificiales que despiden desde el mar las Fiestas de Fin de Año.
Y no podemos olvidar visitar su puerto y caletas, fiel retrato de la idiosincrasia chilena. Con el mercado de productos del mar recién extraídos y la extrovertida labia de los pescadores

El color y la arquitectura son protagonistas en Valparaíso, Lugares y Más


La Joya del Pacífico, como también es conocida la ciudad, está ubicada a 120 kilómetros al oeste de Santiago. Es el principal puerto del país, capital de la Quinta Región y sede del Poder Legislativo. Se caracteriza por sus cerros poblados y sus antiguos ascensores. Los lugares más destacados son el Congreso Nacional, el Muelle Prat, el Ascensor Artillería, la Plaza Sotomayor, el Paseo 21 de Mayo, el Museo “La Sebastiana”, casa de Pablo Neruda, y el Museo Naval Arturo Prat.
Dentro de esta ciudad tan cultural existen más de 95 monumentos nacionales, un casco histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, un puerto y sus característicos cerros que cubren la ciudad.
Unos de los más conocidos están el cerro Concepción, el cerro Alegre y el cerro Bellavista. Todos ellos gozan de una mezcla de arquitectura nacional y europea, lo que le da un carácter excéntrico y al mismo tiempo bohemio.
Dentro de los cerros hay distintas cafeterías, museos, paseos e iglesias que permiten pasar el día completo recorriendo esta bella y colorida ciudad.

Cada rincón de Valparaíso es un lienzo, Lugares y Más

Gastronomía

En la zona central de Chile, existe una gran variedad gastronómica durante todo el año, no nos podemos ir del país sin haber probado las tradicionales empanadas chilenas o un buen vino chileno. El charquicán, la cazuela o las sopaipillas con pebre para pasar el frio del invierno; también preparaciones hechas a base de maíz como los son el pastel de choclo y las humitas que son características del verano. También nos podemos refrescar con un buen mote con huesillo a base de durazno.
Degustamos además una gran variedad de pescados y mariscos que se encuentran a lo largo de toda la costa chilena. Caldillo de congrio, machas a la parmesana, empanadas de camarón y ostiones al pil pil, son sólo algunos de los platos más característicos y favoritos del país.

Los 5 museos que no te puedes perder en España

Por Tamara Cotero

Si algo tiene España además de un buen clima, su variada gastronomía, y el cálido carácter de sus gentes, es una riqueza cultural envidiada por muchos otros países. Visitar los diferentes museos que diversas ciudades albergan, están empezando a ser tendencia en las escapadas de fin de semana de muchos turistas. La excelente conservación de las obras y las innovadoras propuestas arquitectónicas de los propios museos han hecho que la Historia del Arte renazcan como reclamo turístico.

Madrid, Barcelona, Málaga, Figueres,Girona,Bilbao,cultura,arte,arte contemporáneo, educación, viajes, Pablo Picasso, Salvador Dalí,Guggenheim,Reina Sofía, MACBA,museu d'art contemporani Barcelona, museo Piicasso,palacio Buenavista
El Teatro – Museo Dalí en Figueres es visita obligada, Lugares y Más
  1. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid
    Es uno de los museos más importantes de la capital de España. Los aledaños están repletos de turistas que nada más bajarse en la estación de Atocha, se encuentran con este templo dedicado al mundo del arte. Sus llamativos carteles en la fachada nunca dejan indiferente a nadie, siendo un buen reclamo que invita a entrar. El recinto está compuesto por dos edificios: el primero de ellos data del siglo XVI, siendo el antiguo hospital San Carlos; el segundo fue construído en 2001 y es obra del prestigioso arquitecto Jean Nouvel. Está dedicado exclusivamente a obras modernas y contemporáneas. Por sus galerías podemos hallar piezas tan importantes en el arte español como el Guernica, Pablo Picasso.
  2. Museu d’art contemporani de Barcelona- MACBA Barcelona
    Este museo supuso el comienzo de la renovación y transformación del barrio de El Raval. Una zona que corría el riesgo de acabar degradado. Sin embargo, su llegada supuso una apertura al cambio que lo transformó en una de las áreas más modernas y abiertas a la multiculturalidad de la ciudad condal. Su diseño en la fachada llama la atención de muchos jóvenes que eligen su entrada como punto de encuentro. Un edificio firmado por Richar Meier que destaca por su combinación de líneas rectas y curvas, grandes espacios interiores y un gran aprovechamiento de la luz natural. En su interior podemos encontrar principalmente obras de la segunda mitad del siglo XX.
  3. Museo Guggenheim Bilbao, Bilbao
    No hay duda de que este museo revolucionó esta ciudad del País Vasco, convirtiéndola en uno de los grandes destinos turísticos de España. Su arquitectura es puramente vanguardista. El canadiense Frank O. Gehry es el artífice de uno de los museos más fotografiados de España gracias a sus impresionantes formas curvilíneas y un juego extraordinario de volúmenes de titanio que junto al perro Puppy ( la mascota de la pinacoteca , se ha convertido en un gran símbolo de la ciudad. Dentro nos encontraremos con 19 galerías que nos presentarán diversas exposiciones de arte contemporáneo durante todo el año.
  4. Teatro – Museo Dalí, Figueres, Girona
    Una de las características más importantes de este museo es que está construido sobre el antiguo teatro municipal de Figueres datado en el siglo XIX. Dalí era un auténtico genio y este museo es un espejo que nos desvela rasgos de su personalidad y por tanto, de sus obras. Fue el mismo Salvador Dalí quien se encargó de supervisar y dirigir las obras de este edificio característico por ser rojo y dorado, además de estar coronado por unos enormes huevos blancos. Tanto es así que en el interior del complejo está su última habitación y su tumba. En el año 2013 fue el tercer museo más visitado en España. En agosto tenemos una oportunidad maravillosa, puesto que existe la posibilidad de realizar visitas nocturnas. De diez de la noche a una de la madrugada podremos contemplar las obras del artista mientras nos deleitamos con la degustación de una copa de cava.
  5. Museo Picasso, Málaga
    Si hablamos de Dalí, tambien tenemos que hablar de otro de los grandes genios de nuestra pintura, el malagueño Pablo Picasso. La gran belleza del Palacio de Buenavista ha convertido la visita de este museo en toda una experiencia única en donde disfrutar del arte y la cultura. Las doscientas ochenta y cinco obras que reúne la colección MPM abarcan las innovaciones revolucionarias de Picasso, así como la amplia variedad de estilos, materiales y técnicas que dominó. Además, allí se realizan diversas actividades educativas y culturales, todo ello completado con la biblioteca y la librería especializada que allí se ubican.

La Toscana. Entre la Florencia de los Medici y postales de viñedos y atardeceres

Se encuentra en el centro de Italia y se extiende desde los Apeninos hasta el mar Tirreno. Los paisajes, el patrimonio artístico y las ciudades importantes, comenzando por Florencia, hacen de Toscana una protagonista indiscutible en el panorama turístico mundial.
En esta región, la naturaleza presenta manifestaciones diferentes, comenzando por la costa, que alterna largas playas de arena, como la de Versilia, con acantilados y promontorios rocosos.
Son incomparables las islas del Archipiélago Toscano, rodeadas de vegetación mediterránea, un mar cristalino y ricos fondos marinos.

Otros panoramas naturales se pueden admirar en los Alpes Apuanos y en muchas áreas protegidas, incluida la laguna de Orbetello, hogar de numerosas especies de aves migratorias, como la garza rosa.
Pero los paisajes más característicos de la región son los que mezclan armoniosamente la belleza de la naturaleza con la milenaria presencia del ser humano.

Los paisajes de La Toscana son auténticas postales, Lugares y Más


El esplendido Golfo de Baratti y los lugares arqueológicos de Vetulonia, Vulci y Pitigliano preservan necrópolis y restos de la civilización etrusca, mientras que Roselle y Cosa nos ofrecen recuerdos de la época romana.
También encontramos por todo el territorio pueblos medievales, ciudades ricas en historia, castillos y fortificaciones, iglesias rurales (llamadas «pieve») e impresionantes abadías, como la de San Antimo. Sus perfiles destacan en los paisajes de las Crete Senesi, Val d’Orcia, Garfagnana, Chianti y Maremma.
Numerosas son también las localidades termales: Montecatini, Saturnia, Montepulciano, Monsummano y Bagno Vignoni que, gracias a las aguas termales y a los centros equipados que realizan todo tipo de tratamientos, ofrecen vacaciones de relax.
Las provincias son: Florencia (capital), Arezzo, Grosseto, Livorno, Lucca, Massa Carrara, Pisa, Pistoia, Prato y Siena.

Cuna de los Medici

Muchas son las «excelencias» de la región, reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, empezando por Florencia.
Famosa en todo el mundo, el antiguo señorío de los Medici es la cuna de la cultura y del arte por excelencia. Es un auténtico museo al aire libre que conserva numerosos monumentos, como la Catedral con el campanario de Giotto, Santa Maria Novella, Palacio Vecchio o la Galería de los Uffizi, con obras maestras únicas en el mundo.
Pero el encanto de Florencia también es debido en gran parte a Lungarno, al característico Ponte Vecchio y a las tiendas de artesanía que animan las calles del centro.
Otro destino extraordinario es Siena con su centro medieval, también inscrito en la UNESCO, que culmina con la característica Plaza del Campo, donde tiene lugar el Palio.

Pisa reúne en la Plaza dei Miracoli sus principales monumentos, incluida la famosa Torre inclinada, creando un espacio de gran valor artístico, protegido por la UNESCO.
Pienza es la «ciudad ideal» creada por el Papa Pío II según los canones del Renacimiento. La escénica disposición de los espacios y la riqueza de los edificios hacen que sea un tesoro de arte incluido también en la lista de la UNESCO.
Entre las ciudades más pequeñas en la región se encuentra San Gimignano, un pueblo medieval caracterizado por las torres y casas-torres, reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.
Muchos más son los aspectos característicos de la región, pero una mención especial se merece Val d’Orcia, sitio protegido por la UNESCO por la belleza de sus paisajes que han inspirado a muchos artistas del Renacimiento.

Para todos los turistas

Toscana es una tierra para vivir intensamente, debido a su amplia oferta turística capaz de satisfacer todas las necesidades: vacaciones «activas», estancias tranquilas e intinerarios especiales que combinan naturaleza, arte e historia.
La costa, que alterna playas de arena y zonas rocosas, así como las islas del Archipiélago Toscano ofrecen la oportunidad de vivir intensamente el mar conjugando relax, actividad física y deportes acuáticos: desde vela hasta el windsurf, desde la canoa hasta el buceo en fondos marinos conocidos por su belleza.

La mejor manera de visitar la costa y sus bosques de pino verde es la bicicleta.
El entretenimiento por las noches está garantizado en los bares de moda y discotecas de Viareggio, Forte dei Marmi, Porto Ercole y Porto Santo Stefano.
Famosa por sus paisajes, Toscana es el lugar ideal para pasar unas vacaciones en la naturaleza: desde Garfagnana hasta Maremma, desde Casentino hasta Chianti, en cualquier parte se pueden hacer excursiones a pie, bicicleta de montaña y paseos a caballo, tal vez hospedándose en una casa rural.
Las numerosas áreas protegidas encierran entornos excepcionales, como las cumbres de los Alpes Apuanos, la laguna di Orbetello y el Parque de la Maremma, dominados por el bosque mediterráneo.
Increíbles rutas permiten descubrir los recursos mineros de la región, como el Parque Arqueo-Minero de San Silvestro, que contiene la historia milenaria de la extracción llevada a cabo en las colinas Metalíferas a través de recorridos geológicos de las minas, mientras que en los Alpes Apuanos se pueden visitar las preciosas canteras de mármol blanco.

Entre los bellos paisajes y los restos históricos medievales, la Vía Francígena es un viaje espiritual de singular encanto y actualidad, que aún hoy atrae a turistas y devotos.
Para una estancia en nombre del bienestar se puede acudir a una de las numerosas localidades termales, cada una de ellas con características únicas, como Saturnia, Montecatini o Monsummano Terme, famosa por sus curas desintoxicantes y del cuidado de la piel.
Hay muchos itinerarios gastronómicos, como los de las rutas del vino con paradas en las bodegas para la degustación de excelentes producciones acompañadas de deliciosos productos locales.
Toscana ofrece un calendario lleno de eventos culturales, religiosos y folklóricos: el Palio de Siena y el Carnaval de Viareggio, famosos en el extranjero, la Justa del Sarraceno de Arezzo, el «scoppio del carro» en Florencia el domingo de Pascua, además de una infinidad de festivales locales.

Y para comer…

Los orígenes de la cocina regional son muy populares y rurales, como se evidencia en los ingredientes básicos: pan (incluso el pan duro), farro, legumbres y hortalizas.
Los entrantes típicos son las tostadas con una mezcla de hígados de pollo y bazo, la panzanella y los embutidos, entre los cuales destaca la finocchiona: salchichas aromatizadas con hinojo.
El entrante típico se compone de sopas, entre las cuales está la famosa ribollita o sopa de habas, la sopa de farro, los pici (una especie de espaguetis populares en Siena) y las pappardelle con salsa de liebre.

Entre los platos de pescado es muy popular el Cacciuco, junto con las triglie y el stoccafisso: pescado seco a la livornese.
Entre los platos de carne el más representativo es el bistec a la florentina; es también muy conocida la carne de gallineta, la carne de cerdo y la caza.

Dulces tradicionales son el castagnaccio (pastel de castañas), el buccellato y los cantucci.
La producción de vino es excelente por la variedad y la calidad: aquí se producen los mejores vinos de Italia, desde el Chianti al Vino Nobile Montepulciano, el Brunello de Montalcino, el Vernaccia de San Gimignano y muchos más, hasta llegar al Vin Santo, un vino dulce que se toma con los cantucci.

La Habana… Un viaje de contrastes y emociones

La Habana, Cuba, América, viajes, destinos, lugares, viajar, Lugares y Más

Por David F. Agüera

Viajar a La Habana es una de las experiencias únicas que, al menos, hay que vivir una vez en la vida. El caribe decidió detenerse en su isla preferida. Detuvo el tiempo y conquistó a visitantes que, desde el primer minuto, respiran un ambiente añejo, musical y nostálgico. La visita es un paseo por los sentimientos que se polarizan por cada rincón que descubres. No se engañen, vivir aquí no es lo más recomendable pero disfrutar de esta ciudad en viajes supera con mucho a cualquier otro destino imaginable.
Mi viaje, no es el primero a La Habana, arranca con un vuelo “poco común” con Cubana de Aviación. La aerolínea pública de la isla ofrece su particular servicio en aviones que podrían llevar 20 años retirados del mercado. Asientos estropeados, aseos descuidados y una “Business Class” más grande de lo común. Esas son sus principales características además de la impuntualidad. Desde que reserve con Cubana de Aviación el tiempo es lo de menos. Así con todo, por aquello de mimetizarse desde la salida, les recomiendo que lo hagan.
Los tonos verdes y rojos predominan en el Aeropuerto José Martí, policías por cada esquina y una sobriedad en la entrada por aduanas nos dan la bienvenida. Pasado el trámite llega uno de los momentos más caóticos que vas a sufrir: recoger la maleta. Las horas pasan y una cinta a velocidad reducida es su única compañía, no se impacientes porque su equipaje llegará pero nadie sabe ni cuando, ni por donde.

La Habana, Cuba, viajar, viajes, América, cultura, gastronomía, lugares, Más Viajes, Lugares y Más
La cultura invade rincones de la ciudad, Lugares y Más

En La Habana la vida transcurre entre música, tradición, cultura, monumentos y atractivos naturales de incalculable valor. Nadie puede dudar que es una de las ciudades más bellas del mundo, bella y estropeada. El alma llora con edificios abandonados que serían referencia en ciudades europeas. Esa imagen contrasta con espacios restaurados que son delicia para la vista, la Plaza Nueva de la Habana Vieja es uno de ellos. Allí hacemos una de nuestras paradas, nos venden café al peso mientras degustamos una taza con un aroma que quita el sentido.

Bailes y sones cubanos nos contagian mientras paseamos entre tiendas que muestras verdaderas obras de arte. Es sin duda una de mis debilidades, el arte cubano y esa manera tan característica de mezclar colores para transmitir sentimientos.
La Habana se encuentra en el occidente de Cuba y aunque es la más pequeña de todas las provincias, sus más de 2 millones de habitantes la convierten en la más poblada de toda la isla. En sus 15 municipios, particularmente en los de Playa, Plaza de la Revolución, Centro Habana, Habana del Este y La Habana Vieja (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1982), el viajero encontrará innumerables sitios de interés arquitectónico, cultural y turístico.

La Habana es una ciudad para perderse en ella. Eso le sucedió a Ernest Hemingway, el premio Nóbel de literatura, que marcó el mapa de la ciudad con hitos imprescindibles en la biografía de ambos, ciudad y escritor.
Ernest Hemingway ha pasado a la historia de La Habana por una frase:“Mi mojito en la Bodeguita… y mi daiquirí en el Floridita”. La frase se exhibe manuscrita y enmarcada detrás de la barra de La Bodeguita del Medio(C/Empedrado, 207, Habana Vieja), cantina popular y legendaria convertida ya en un escenario imprescindible en cualquier estancia en la ciudad.

Legado español
Hemingway es uno de los protagonistas históricos de La Habana pero el legado español marca la historia de esta ciudad y de toda la isla. La Plaza de San Francisco era el centro de la vida comercial de La Habana. La terminal portuaria de Sierra Maestra tiene dos muelles que dan a la plaza, además es el lugar en el que atracan actualmente los cruceros con parada en Cuba. Los pasajeros que desembarcan en las calles adoquinadas de La Habana Vieja, tienen en ésta plaza su punto de partida y primer alto, al tratarse de un lugar cargado de historia y belleza colonial. Dominando la plaza se encuentra la Lonja del Comercio, un antiguo mercado que hoy en día tiene oficinas para empresas extranjeras y mixtas en Cuba.
Sobre la Plaza de San Francisco se eleva la basílica barroca de San Francisco de Asís, con un campanario de 43 metros de altura desde donde se tiene una maravillosa vista de la Habana Vieja y su puerto. Tanto el claustro del monasterio como las casas adyacentes y un museo de arte sacro forman un entorno que permite transportarte por un instante a España.

El Castillo del Morro
En el año 1589 comenzó la construcción del Castillo de los Tres Reyes del Morro, que es la parte más antigua de la fortaleza. Ésta parte del complejo fortificado tiene un horario de visita de10:00 a 18:00 horas todos los días.
El diseño de la ampliación de la fortaleza se hizo copiando la fortaleza de la defensa de Cartagena (Colombia). Después de la derrota de los ingleses en el año 1764, se amplió nuevamente la fortaleza, construyendo una nueva entrada que se abre con la impresionante instalación del Museo de Armas y Fortificaciones. El Che Guevara tiene aquí su Memomorial, además podemos encontrar una cafetería y tiendas de recuerdos y souvenirs. Los cañones, aún hoy en día, apuntan hacia La Florida en Estados Unidos.

Nos vamos de paladares
Comer en La Habana es una oportunidad para probar los platos típicos de la gastronomía cubana, en un ambiente auténtico. En La Habana hay numerosos restaurantes, algunos de los cuales son históricos y emblemáticos. Y también hay otra clase de restaurantes que se volvieron muy populares en los últimos años, llamados “paladares”. Los paladares, son restaurantes privados. Estos restaurantes nacieron a principios de los años 90, cuando el gobierno cubano comenzó a entregar las primeras licencias (recordemos que los medios de producción y las empresas en Cuba, son propiedad del Estado). La calidad de muchos de ellos es asombrosa. Doña Eutimia y su “Ropa Vieja” y la amplitud de la carta de Atelier se convierten en parada obligatoria.