Un regalo maravilloso para los sentidos: El Transcantábrico

Redacción

Es, sin duda, uno de esos viajes que hay que hacer una vez en la vida. Imagine un hotel de lujo sobre raíles que le traslada a la nostalgia y el encanto de los trenes del siglo XX, pero con la tecnología y el confort del siglo XXI. El Transcantábrico Gran Lujo es comodidad, glamour, gastronomía, cultura, descanso y diversión. Ocho días de lujo y un viaje en el tiempo que nunca olvidará. Una oportunidad única de descubrir los rincones más bonitos del norte de España y, además, vivir el lujo a bordo de un tren lleno de matices.

El tren

Quien sube a bordo de El Transcantábrico Gran Lujo realiza una travesía en el tiempo hasta los años 20 del siglo pasado, cuando circularon por primera vez los históricos coches Pullman que hoy son sus salones. Junto con las suites, conforman un auténtico hotel de cinco estrellas sobre raíles, con atenciones y comodidades que satisfacen las expectativas más exigentes.

Todo el tren, tanto habitaciones como zonas comunes, está conectado interiormente permitiendo el libre tránsito de los viajeros.

Espaciosas suites decoradas en madera, distribuidas en salón, dormitorio y baño privado, y adornadas con exclusivos detalles. Su amplio espacio permite disfrutar de una cómoda cama de matrimonio o camas gemelas individuales, armario ropero, maletero, escritorio, caja fuerte y minibar, así como del confort más avanzado con pantallas led, sintonizador musical, climatización regulable, ordenador multimedia con conexión gratuita a Internet y teléfono interior.

Disponen además de salón, con sofá convertible en cama, amplios ventanales y baño propio, espacioso y confortable, con ducha de hidromasaje/sauna de vapor, secador de pelo y variado set de artículos de bienvenida de primera categoría.

Los salones con vistas a los paisajes del norte, Lugares y Más

Coches salones

Los salones de El Transcantábrico Gran Lujo son coches Pullman originales de 1923, auténticas joyas del patrimonio histórico-ferroviario, especialmente decorados y ambientados para este tren, incluyendo un salón acristalado-panorámico.

En estas zonas comunes se sirven diariamente los desayunos a la carta y las comidas o cenas elaboradas por nuestro chef. El coche bar permanece abierto desde primera hora de la mañana hasta la madrugada y se dispone de un servicio de guardia 24 horas de atención al cliente. El salón de té o coche panorámico, El Bar, los salones Restaurantes o el coche pub, donde cada noche se ofrecen fiestas, música o actuaciones en directo, completan una gran oferta de lujo.

Vivir a bordo

Imagine un tren de lujo en el que puede disfrutar y relajarse durante ocho días y siete noches, convirtiéndolo en su salón, su transporte, su lugar de encuentro, su restaurante, su habitación o su pista de baile. En el que cada día despertará en un lugar diferente, desde Santillana del Mar a Santiago de Compostela, con paisajes únicos desde la comodidad de su suite o de cualquiera de nuestros evocadores salones.

Durante el día realizando visitas y tras la cena disfrutando de una velada de ocio. Cada noche hay actuaciones en directo o baile a bordo. También se puede optar por tomar algo más tranquilamente en otro de los coches salones, salir a dar un paseo por la localidad en que nos encontremos o retirarse más temprano a la intimidad de su suite.

Para facilitar el descanso, una vez culminada la jornada, el tren permanece parado en la estación durante la noche.

El viaje en El Transcantábrico Gran Lujo es también un recorrido por la mejor gastronomía de Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, territorios de reconocida tradición culinaria.

El exquisito desayuno a la carta se complementa con la atención personalizada de nuestros camareros. Las especialidades locales están presentes durante el viaje, haciendo que cada día comience de forma diferente y original también en la mesa.

Para las comidas y cenas se alterna la restauración a bordo, en los elegantes salones del tren, con una selección de los mejores restaurantes. Una apetitosa propuesta culinaria, regada con los mejores caldos de las denominaciones de origen vinícolas del norte de España.

Argentina recupera su impresionante Tren a las Nubes en la provincia de Salta

Redacción

Es, sin duda, de las experiencias viajeras más especiales del mundo. El famoso Tren a las Nubes, ubicado en la provincia argentina de Salta, se ha puesto de nuevo en marcha para realizar su emblemático recorrido por impresionantes paisajes del norte de Argentina en un viaje con altura.
Subimos a bordo del tercer tren más alto del mundo ya que alcanza los 4.220 metros sobre el nivel del mar durante su paso por el Viaducto La Polvorilla, con una panorámica que nos deja sin respiración.
El tren es un atractivo para turistas de todas las nacionalidades por la variedad de imágenes y vistas desde las nubes que se pueden obtener durante el trayecto. Además, se aprecian obras de ingeniería importantes del siglo pasado.

150 kilómetros de viaje desde la ciudad de Salta, Lugares y Más


Las sensaciones del paseo se combinan con los relatos y experiencias para conocer la historia de la construcción ferroviaria que inició en 1920 por el Ingeniero Richard Fontain Maury y que desde 1972 es una opción turística de primer orden.
El Tren a las Nubes combina unos 150 kilómetros de viaje desde la ciudad de Salta hasta San Antonio de los Cobres, a 3.700 metros sobre el nivel del mar, con otros 20 en tren desde ese pueblo hasta el viaducto La Polvorilla, a 4.220 msnm y a 60 metros de altura sobre la original Ruta 40. No te lo puedes perder.